Ciudad de México activa un plan de contingencia tras cuatro días de alta contaminación

Ciudad de México ha activado este martes el plan de contingencia ambiental extraordinaria para hacer frente a los altos índices de contaminación, cuatro días después de que se dispararan las alarmas. La activación del plan refuerza las medidas de precaución para la ciudadanía, pero por ahora no limita la circulación de vehículos.

El Gobierno de la capital ha recibido críticas por tardar en actuar y por no hacerlo con suficiente contundencia en una ciudad donde conviven diariamente más de 20 millones de personas.

El plan, que ya ha sido activado unas cinco veces en lo que va de año, se ha puesto en marcha tras superarse los 150 puntos en el índice de calidad del aire debido a la gran presencia de ozono y de otras partículas contaminantes en el aire.

Las medidas incluyen recomendaciones como evitar actividades en el exterior y, en el caso de grupos vulnerables, permanecer en casa. Además, se ordena la detención de los vehículos de transporte de materiales de construcción abiertos que no tengan lona de cobertura y la suspensión de las actividades de establecimientos que utilicen leña o carbón como combustible, entre otras normas.

Todavía no se han establecido límites extraordinarios a la circulación de vehículos —se estima que por el área metropolitana de la capital llegan a circular más de 11 millones de coches, ocho más que en 2004, según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad—.

La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ha justificado este martes la ausencia de restricciones. «La principal causa [de la contaminación] son los incendios», ha asegurado. «En caso de que subiera el ozono entonces sí se tomarían otras medidas. particularmente con los vehículos de gasolina».

Sin embargo, para Carlos Somayoa, de Greenpeace México, esto pone de relieve la laxitud de las normas. «Es un fallo; las medidas deberían ser mucho más rígidas», dice, sobre la falta de homologación de los parámetros en vigor con los que marca la Organización Mundial de la Salud.

Fuente: https://elpais.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *